Fecundación In Vitro, la técnica de reproducción asistida más solicitada

Cuando una pareja decide tener hijos, normalmente, ha estado meditando sobre ello durante un largo periodo de tiempo. Por eso, si esta decisión se ve truncada por impedimentos biológicos que les impide tener un bebé, la decepción es mucho más grande. 

En Zygos, ponemos todo de nuestra parte para darle una esperanza más a todas aquellas parejas que tienen problemas para concebir. En nuestra clínica, realizamos todas las técnicas de reproducción asistida que existen en la actualidad. La Fecundación In Vitro es una de ellas y, en el artículo de hoy, te queremos contar en qué consiste y en qué tipo de casos se realiza.

Qué es la Fecundación In Vitro

La Fecundación in Vitro es una técnica de reproducción asistida que consiste en fecundar el óvulo de una mujer con el espermatozoide de un hombre en un laboratorio con la finalidad de obtener embriones para introducirlos en el útero de la mujer para la gestación. 

El espermatozoide puede ser de la pareja de la mujer o de un donante anónimo, este último es un caso habitual en situaciones en las que la mujer quiere ser madre soltera o que tiene una pareja con semen de baja capacidad para fecundar.

Fases de la Fecundación in Vitro

El tratamiento de Fecundacion in Vitro es sencillo y rápido. El proceso dura 13-14 días aproximadamente y se divide en tres fases diferenciadas:

En la primera fase (estimulación ovárica). A la mujer se le administran diariamente hormonas para estimular el ovario. Generalmente la mujer produce un óvulo al mes y el objetivo es que la estimulación ovárica ayude a desarrollar varios óvulos en ambos ovarios. De esta manera, se conseguirán varios embriones. Durante esta fase del proceso, a la mujer se le harán controles periódicos ecográficos y analíticas hormonales.

La segunda fase (punción ovárica), consiste en realizar la punción ovárica en quirófano para extraer los óvulos. Este procedimiento es sencillo, se realiza en quirófano bajo anestesia general- sedación y tiene una duración de diez minutos aproximadamente. Cuando termina, debe reposar hora y media y luego puede irse a casa, ya que no requiere de hospitalización.  

En la última fase (transferencia embrionaria), se selecciona el embrión de mejor calidad y se transfiere al útero de la mujer para conseguir el embarazo. Después de la transferencia de embriones solo quedaría  esperar para ver los resultados.

Tipos de Fecundación in Vitro

Hay dos modalidades de Fecundación in Vitro: Fecundación in vitro convencional (FIV) o Inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI). La diferencia entre ambas reside en la técnica de inseminación y la decisión de cuál realizar se basa en el estado de cada paciente.

En la Fecundación in vitro convencional (FIV), los óvulos y los espermatozoides se colocan en una misma placa de cultivo con la idea de que se fecunden de manera natural. Durante unos días se observa la evolución de los embriones para luego transferirlos al útero de la futura madre. 

La Inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) consiste en introducir un espermatozoide en el interior de cada óvulo, lo que permite obtener un mayor número de embriones, para asegurar más la fecundación. Esto incrementa la posibilidad de éxito del tratamiento en aquellos casos donde los espermatozoides no poseen la capacidad de fecundar el óvulo de forma espontánea. 

Cuándo es recomendable la Fecundación in Vitro

Como hemos señalado anteriormente, la Fecundación in Vitro se puede realizar con espermatozoides de la pareja de la mujer o con los de un donante. 

La realización del procedimiento de la FIV convencional o la Inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) con una muestra de semen de la pareja se aconseja en los casos en los que la mujer tiene endometriosis y adherencias, cuando presenta obstrucción en las trompas de Falopio o cuando dispone de un número bajo de ovocitos. También se aconseja en parejas que han realizado el procedimiento de Inseminación Artificial y no han tenido éxito.

Por otro lado, se aconseja utilizar el semen de un donante anónimo cuando el semen de la pareja no tiene la calidad necesaria para que se produzca la fecundación, en varones portadores de una enfermedad genética o en parejas con discordancia de Rh. También se utiliza semen de donante en los casos en los que la mujer está soltera o en parejas formadas por dos mujeres.

Si tienes cualquier duda o preocupación respecto a la Fecundación In Vitro, puedes llamarnos a cualquiera de nuestras clínicas Zygos y nosotros te explicaremos todo lo que necesitas saber. La Fecundación In Vitro es uno de los tratamientos de fertilidad más efectivos que hay. Así que realizando este procedimiento, aumentarás tus posibilidades de lograr tu sueño de ser madre. 

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Más populares: